NUESTRA PRIMERA VENTA NAVIDEÑA DE GARAGE - ¡Cómo lo hice!

Este año perdí el miedo y organicé nuestra primera "Venta Navideña de Garage" con todos los adornos que Dave y yo hemos elaborado en 11 años de casados. Lo que no supe cuando tomé la decisión fue que mi amiga Doris me pediría apoyo para su empresa y que tendría que hacer las dos tareas simultáneamente.

La casa fue un caos la primera semana. A las 8 a.m. me sentaba en la computadora a revisar correos, hacer llamadas y confirmar la asistencia de periodistas a nuestras actividades. Mientras tanto, mi esposo sacaba las cajas "navideñas" e iba llenando la sala con su contenido. Cuando podía, me tomada un respiro y clasificaba los objetos: para vender, para decorar. Tratábamos de darle un lugar a lo que se iba a quedar y metíamos en una caja lo que se iba a vender. Volvía a la computadora y continuaba trabajando hasta la hora del almuerzo. Por la tarde, la rutina no era distinta. 

Anuncié la Venta Navideña de Garage en FB. Hice un anunció y lo envié por whatsapp. Mi mami y Eva, mi hija, se lo enviaron a sus contactos. Tomé fotos de los productos y los fui publicando en FB. Todo esto mientras organizaba con Doris una presentación de la 1a. Jornada Unidos contra el Aedes aegypti en prevención del Zika y gestionaba entrevistas para los ganadores al premio Innovadores menores de 35 de la revista en español MIT Review, de la Universidad de Massachussets.

A pesar de sentirme tan animada, no podía dejar de pensar en lo peor, ¡y si nadie viene! Como era la primera vez que nos atreviámos a anunciar la venta de nuestros adornos, no sabía lo que podía esperar. Claro que recibí algunos buenos comentarios y likes en FB, así como algunas confirmaciones. Había que esperar el día y estar abierta a todas las posibilidades.

El sábado anterior temprano en la mañana, Dave y yo terminamos de decorar la sala (menos el árbol). Al medio día me encontré con Doris y nos fuimos a nuestro evento en la Universidad Rafael Landívar y luego a la cena de cierre. Volví a casa a media noche. El domingo 13 de noviembre, Dave y yo estabamos de pie a las 6 am. Colocamos los toldos en el patio y a las 8 nos fuimos al supermercado. Al volver, Eva, Dave y yo colocamos los productos en el patio, usamos nuestras banquitas, una mesita de madera, la mesa de vidrio de la sala y una caja plástica.  A las 11 llegaron las primeras clientas, Anayansi y su mamá Ana María. Ellas nos echaron la bendición.  

Agradezco mucho a mis amigas y hoy clientas por haber atendido a mi invitación. Me dio gusto ver algunos rostros que ya extrañaba. A quienes vinieron a comprar temprano, a quienes vinieron a la mitad del día y a quienes vinieron al final de la tarde, a todas ellas gracias. Vendimos el 80% de nuestros productos y hoy, casi 20 días después, vendí algo más. La venta de garage me hizo perder el miedo y ahora le cuento a las personas que voy conociendo sobre los objetos decorativos que Dave y yo hacemos. Así fue como hoy hice dos clientas más.Les dejo algunas fotos de la venta de garage.







Comentarios

  1. Puse las fachadas de las puertas que compré inmediatamente en el lugar que había pensado desde que las vi. Además de la necesidad de ponerlas lejos de las manitas de Luca ;)

    Siempre he admirado las habilidades de ustedes dos juntos, pero lo que más más me ha encantado de lo que hacen son las iglesias y las casitas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ligia, por tu comentario. Si nos pudieras compartir una foto de como se ven las puertas en su nuevo hogar, sería fantástico. Que las disfrutes mucho!

      Eliminar
  2. Puse las fachadas de las puertas que compré inmediatamente en el lugar que había pensado desde que las vi. Además de ponerlas lejos de las manitas de Luca ;)

    Siempre he admirado las habilidades de ustedes dos juntos, pero lo que más más me ha encantado son las iglesias y las casitas!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Mejorando los espacios y sus usos - ¡Cómo lo hice! parte 1

En el taller: Mejorando los espacio y su uso - ¡Cómo lo hice! Parte final

Aferrados a la esperanza