Rosa María Paniagua de Barry

03 enero 2017

La mesa bien puesta para recibir el 2017 - Cómo lo hice

Esta entrada la escribí el 1 de enero del 2017, justo antes de entrar a al cocina a preparar el almuerzo que disfrutamos mi mami, mi tío Luis, Dave y yo. Todo me quedó muy rico, según me dijeron. Yo no soy una gran cocinera, pero trato de alimentar a mi familia lo mejor posible y preparar cositas especiales alguna que otra vez.

Hola, no creí que me sentiría con ánimos de escribir hoy, pero aquí estoy.  Dave y yo no nos develamos la noche de año viejo, no es nuestro estilo celebrar así.  A las 8 pm ya estábamos viendo tele desde la cama. Vimos Mr. Margorium y su tienda mágica. Luego Dave se durmió y yo vi La Purga (terrible película sobre a lo que puede llegar la sociedad). Esta termino como a las 11.

Durante todo este tiempo, el Cusho, nuestro gato, estuvo dormitando entre Dave y yo. Cada ve que se escuchaba fuera el sonido de los fuegos pirotécnicos, yo veía como movía sus orejitas. Yo lo calmaba acariciándole la cabeza.  El fue la razón de mi desvelo.  Quería trasmiterle seguridad y evitar que se escondiera bajo la cama a la media noche.  Pero no lo conseguí... cuando empezó el caos de ruido, el saltó al piso y desapereción debajo del somier.  Dave desperto con el ruido y preguntó por el gato. Le dije que estaba bajo la cama.  Cuando el ruido terminó, nos dormimos finalmente y poco después sentí como el Cusho saltó sobre la cama y se acurrucó a mis pies.  Mi gato tuvo donde refugiarse... ¿las aves que duermen en los árboles, donde lo hicieron?

Pero bueno, la entrada de hoy es sobre la mesa y nuestro almuerzo de Año Nuevo 2017: Sopa de Cebolla con cebollas caramelizadas y crotones, lomo de cinta con especias, papitas de mi abue Toña y ensalada de manzana con zanahoria y pasas.  Este es el menú. Ya pelé todas las papitas, de las pequeñas... lo hice mientra veía el Mago de Oz, ya las cociné y están listas para pasar por mantequilla y cebolla picada. Al final se le pone un poco de tomate picado. Ya sacamos la carne del refri, la dejé preparada anoche, estoy a punto de empezar a sellarla. Voy a empezar con la ensalada, aunque aún no sé como haré para que la manzana no se ponga oscura.  No quiero ponerle tanto limón, porque la ensalada es agridulce. No compré yogurt, pero tengo un aderezo rico y un poco de crema así que voy a tratar de preparar el aderezo con eso. Ah, y también haremos una arroz blanco, porque mi familia es arrocera y siempre pregunta si hay.

Vendrán mi mami y mi tío Wicho, creo que mi hermano Manuel Alejandro. Seremos cuatro o cinco en la mesa. Voy a ponerla en blanco, dorado y plateado, con un toquesito de rojo. La llamo la mesa de la paz, la prosperidad, la salud y el amor.

Bueno, aun no tengo fotos, pero cuando publique este blog, habrán fotos aquí sobre nuestra comida de Año Nuevo. Mis mejores deseos para todos.

 Dave sonriente, como siempre, para recibir el año. La mesa bien puesta.

 Usé mi vajilla blanca completa, la "vajilla de la boda". La compré a los 20 años, cuando trabajé para una agencia que le hacía el suplemento de ofertas a Paiz. Nos dieron un bono de aniversario de Paiz por Q400 (la mitad de mi salario en aquel entonces). La vajilla me costó como Q80, para 8 personas, de pura porcelana. Ni me iba a casar, ni tenía novio, pero me enamoré de la vajilla y mi mamá me dijo cuando la vio: ya tiene la vajilla de tu boda. 

Otra vista de la mesa. 

El puesto de un comensal.  Así recibimos el año, blanco, oro, plata y un toque de rojo para el amor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario