El pavo fue casi una decepción, pero lo sacamos adelante - Cómo lo hice

Ayer limpiamos toda la casa.  Luego, salimos a hacer un par de compras de última hora. Volvimos a comer algo ligero (había que hacerle espacio a la suculenta cena de Navidad de mi mamá) y mientras Dave descansaba un rato, yo me puse a trabajar en los últimos regalitos (mañana publicaré el Cómo lo hice de los mismos).

A media tarde, le entramos al "turkey". Más bien a las pechugas de pavo. Mientras yo tomaba una ducha rápida, Dave desempacó las mentadas pechugonas Butterball para lavarlas y dejarlas listas para mis merjunjes (¿se escribirá así?) culinarios. Cuando salí del baño aun en bata, Dave me dijo: "Creo que estarás un poco decepcionada con las pechugas, no son lo que tú esperabas". En ese momento tenía la opción de entrar en pánico o no, así que fui a verlas a la cocina.

Efectivamente, en lugar de que en cada paquete hubiera un par de pechugas formando una mariposa, es decir tres mariposas de tres libras cada una, en cada paquete venía una sola pechuga completa, otra más pequeña y pedazos separados de pechuga de pavo. ¿Cómo iba a enrollar eso, qué relleno le podría poner? Mientras terminaba de vestirme, me dije: "Bueno, haz lo que puedas, Rosa María".

No es un paso a paso, así que resumo:  Corté en dos secciones unidas las dos más grandes y las pequeñas.  Luego, las aderecé.  Corte en tiras delgadas el resto de pedazos y les puse el mismo condimento (preparado para pavo de Superb, mantequilla suave y salvia seca). Coloqué los pedazos pequeños al centro de cada una de las pechugas ya seccionadas y empecé a enrollar.  No fue nada fácil, les digo. Las sujeté con palillos de dientes y amarrarlas fue lo más complicado.  Una la até dos veces, porque se salían los pedazos de pavo y perdía la forma.

Finalmente, obtuve cuatro pechugas formadas, todas de distinto tamaño, pero se veian bien. Ya las sacamos del horno y estamos esperando que los jugos se asienten para cortarlas en rojadas. Aquí les dejo una fotos.

A las tres viene la familia a comer "an English Christmas Dinner": Pavo, zahanorias y papitas rostizadas, brócoli y relleno. Sí, el relleno lo tuve que cocinar por separado, ya lo había hecho antes. Se condimenta la carne molida de cerdo con lo que desees: cebolla, ajo y chile pimiento picado, luego le poners nueces y arándanos picaditos, romero y usé el mismo preparado que le puse al pavo. Es como un pastel de carne, más o menos. Ya lo probamos y quedó sabroso.

Terminaremos la tarde con pastel de frutas y café. Voy a tomar fotos y les compartiré una entrada de nuestra tarde navideña.  ¡Feliz Navidad a todos!

 El momento de la verdad fue enrollar las pechugas y amarrarlas. A la izquierda de mis manos una ya amarrada y a la derecha, una sin amarrar. 

 En plena faena o "round".  Amarraba por aquí y los pedaños de pavo se escurrian por el otro extremo. Casi una hora amarrando cuatro pechugas. 

 Las cuatro pechugas ya amarradas y sazonadas.  Así las guardamos ayer en el refri.

 Esta mañana las sellamos en en un sartén con aceite de oliva. Se dejan doraditas antes de meter al horno.  Esta se ven preciosas. 

 Estas no se veian tan estéticas, pero al final igual de sabrosas.

 Así quedaron las pechugas. No se ven tan mal, pero no es lo que uno espera cuando invierte en pavo de esta marca, Butterball. No es la primera vez que las compramos y la primera experiencia fue mucho más sencilla.


Y este es el relleno. Regularmente lo hago en un molde pequeño para pan, pero vendrán 10 personas a comer y tuve que usar uno más grande.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Mejorando los espacios y sus usos - ¡Cómo lo hice! parte 1

En el taller: Mejorando los espacio y su uso - ¡Cómo lo hice! Parte final

Aferrados a la esperanza