Me encanta hacer regalos, literalmente - Cómo lo hice

No hay nada mejor que las crisis económicas para re evaluar la forma en que vivimos, la visión que tenemos de las fiestas y las celebraciones especiales, lo que realmente significa la Navidad y los cumpleaños.  

Todos esperamos recibir al menos algo... desde niños. Con los años aprendemos que se siente mucha más satisfacción al dar que al recibir, sobre todo cuando miramos la sonrisa de nuestros hijos o la ternura agradecida de nuestra abuelita.

Yo compraba regalos, como todos, compraba con tarjeta de crédito o con efectivo. Me daba mucha satisfacción comprar regalos para mi gente. Pero decidí trabajar por mi cuenta ya hace varios años y al no contar con un ingreso mensual fijo, me ha afectado más los altibajos económicos. Así que desde hace algunas Navidades, retomé un hábito antiguo que nos trataron de inculcar en el colegio, en la clase de hogar, de arte o de carpintería: ¡Hacer con nuestras propias manos los regalos para las ocasiones especiales y una de estas es la Navidad!

Como esta fiesta se trata de compartir, decidí compartir mi bebida preferida: la cocola caliente con mashmelos. Conseguí algunos frascos de conserva y los decoré. Les coloqué una etiqueta negra decorativa que sirve como un pequeño pizarrón para tiza y escribí el nombre de a quién iba a dar el obsequio. Luego dentro coloqué los ingredientes para una taza de cocoa caliente: Tres medidas de leche en polvo (deslactosada), tres medidas de chocolate en polvo y ¡muchos mashmelos!

Creo que las personas no se esperan este tipo de regalos, pues las caras de sorpresa y agradecimiento abundaron. También hubo muchoh interés en al preparación: que si debían preparar la cocoa en el frasco o en una taza, que si necesitaban ponerle azúcar. ¡Qué rico regalo! expresaron algunos.

Antes de dejarles las fotos de las frascos con "cocoa mix", les quiero pedir disculpas pues en mi entrada anterior dije que tomaría fotos del almuerzos del 25 para una nueva entrada, pero fue imposible. Entre servir la comida, compartir con las personas y atenderlas se nos fue la tarde.  Por esa razón siempre hay que designar un fotógrafo "oficial" entre los invitados.  

Aun me quedan una o dos historias festivas bajo la manga antes de fin de años, así que les escribiré el miércoles, cuando haya terminado de editar las fotos de los detalles de la decoración. O tal vez el jueves, porque ahora recuerdo que el miércoles es tarde con mis amigas.

 Estos son los frascos con "cocoa mix". Como es un proyecto de reciclado, 
todos son de distintos tamaños.

Las etiquetas la conseguí en esa tienda de "a dolar", 

Comentarios

  1. Podrías agregarle unas 'chispas de chocolate" (Kisses miniatura) que se vería bonito como otro ingrediente en el frasco y sabe rico cuando se van deshaciendo en la cocoa caliente. Bueno... mis sobrinos se adelantaron comiéndose algunos chocolatitos antes de meterlos a la taza con la cocoa ya lista para recibir los pedacitos de chocolate... pero claro que les encantó de las dos formas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Mejorando los espacios y sus usos - ¡Cómo lo hice! parte 1

En el taller: Mejorando los espacio y su uso - ¡Cómo lo hice! Parte final

Aferrados a la esperanza