Rosa María Paniagua de Barry

04 diciembre 2016

Navidad entre la cocina y el comedor - ¡Cómo lo hice!

En los últimos dos apartamentos en lo que hemos vivido, incluyendo este, hemos tenido la suerte de contar con un espacio abierto entre la cocina y el comedor. Para mí es más que el típico "pasa platos", de hecho poco lo uso para eso, pues según la temporada del año, mi humor decorativo o la celebración especial, este espacio es un pretexto más para decorar.

Este año lo llené con frascos de conservas dentro de los cuales cree pequeñas escenas navideñas. ¿Cómo lo hice?  Fue muy sencillo: 

1. Busqué entre mis decoraciones y en las tiendas cercanas (supemercados, de segunda mano y la de "a dolar"), las casitas más chiquitas y económicas que pude encontrar. Esa gran cadena de "tesoros que los estadounidenses botan cada año" es un buen lugar para encontrar estas cosas. 

2. Dave me dió la nieve artificial de duroport triturado que compramos en alguna parte que no recordamos, porque ya buscamos en donde creímos y no hay de la misma.  Si logramos recordalo, se los contaré. Pero en la tienda de "a dolar" hay una imitación de nieve hecha de plástico triturado.

3. El frasco debe estar bien limpio y seco por dentro, desde luego. Lo llenan con la nieve hasta dónde quieran y luego con paciencia, colocan dentro la casita, el arbolito y lo que hayan encontrado.  No traten de ponerle personitas, quedan enterradas hasta la cintura en la nieve o se caen constantemente. Tal vez algún Santa o un muñeco de nieve miniatura es mejor idea. 

4. Se cierra el frasco, rotando la tapa con mucho cuidado. La decoras a tu gusto y listo. Tienes una mágica escena miniatura en un recipiente de vidrio.  

Les dejo las fotos del "pasa platos" ya decorado, aunque creo que voy a mejorarlas para el post final de esta temporada. ¿Les gusta mi idea?







No hay comentarios.:

Publicar un comentario